Menu

Las reformas que cambian el panorama de los monoplazas 2018

Las últimas semanas han sido tormentosas para el automovilismo mundial. Importantes campeonatos globales, están sufriendo cambios para bien y para mal. Analicemos un poco qué pasa con la Fórmula 1 y la Indy.

La Fórmula 1, que vive una crisis constante en intentos desesperados de hacer competir a equipos tremendamente desiguales, tiene a sus fans aprendiendo reglas torcidas que ya no hacen que cualquier persona se siente a ver una carrera sólo por el gusto de ver competir autos, ahora hay que entender su estructura para comprender una carrera, algo tremendamente absurdo. Ya la clasificación parece un proceso burocrático diseñado por un gobierno cualquiera; es como si la categoría no quisiera ser popular apropósito.

Formel 1 - Mercedes-AMG Petronas Motorsport, Großer Preis von China 2017. Lewis Hamilton ; Formula One - Mercedes-AMG Petronas Motorsport, Chinese GP 2017. Lewis Hamilton;

Sumado a esto, hace pocos días hicieron reglamentario el Halo, un dispositivo de seguridad con una dudosa forma que eventualmente protege al piloto de impactos en el casco de objetos como Neumáticos o como el trágico caso de Jules Biachi, impactado contra una grúa. En cualquier caso, la Fórmula Uno aleja a sus fans más que por el aspecto, por sus normas que van cansando, es más política que competencia; ahora con la introducción del halo, que deja con un mal sabor a mucha gente, las cosas se ponen peor.

El riesgo siempre ha sido algo latente en las carreras, y no es algo cuerdo ir sobre 300 km/h sentado a 5 cms del piso, con otros 20 tipos iracundos buscando el primer lugar. El Halo no viene a salvar vidas en concreto, viene a crear la sensación de que la catgoría es segura y que «nadie muere en este espectáculo», pero, pilotos mueren siempre, es parte de la práctica; nadie quiere morir practicando su pasión, pero es un riesgo asumido desde que pisas la vereda haciendo cualquier cosa cada mañana. ¿El Halo habría salvado a Senna?

Mientras tanto, en la Indy, categoría mucho más peligrosa, siguen su tradición fiel y golpean a la Fórmula 1 muy fuerte. La participación de Fernando Alonso en las 500 millas, hizo al viejo continente prestar atención en la categoría, que acaba de presentar un nuevo diseño para 2018, y por todos lados es más atractivo y sencillo que la Fórmula 1.

20248010_10154701242565848_6930471135606832827_o

La actualización de la Indy no es más que un «bodykit», ya que el chasis sigue siendo el actual, pero han actualizado su aerodinámica. La respuesta a esta medida es sencilla, los equipos no podían pagar el desarrollo de un chasis completamente nuevo, asi que Dallara lo actualizó y junto con ello se ven más atractivos para el público.

La competencia de automóviles es tremendamente costosa, por lo que si no hay gente que la considere atractiva, simplemente no llegan auspiciadores y con ello, los recursos para seguir adelante. La F1 ha olvidado esto, los circuitos tradicionales están vacíos, se suspenden fechas legendarias en países que han sido la cuna de las carreras, por otras donde hay menos público pero sí recursos estatales donde pagan a los promotores lo que ellos exigen.

La F1 tiene mucho que aprender de sus pares Indy, toda la tecnología avanzada y las mentes brillantes que la componen en este momento, no salvarán del todo la caída de fans constante que lleva sosteniendo la categoría.

Los monoplazas ya no son sólo eso, son política, reglas, dinero y algunas otras cosas… esta mezcla ha asustado a los fabricantes que han acudido a la Fórmula E, categoría que parece más atractiva y provechosa para el desarrollo y ahora, publicidad.

Formula-E