Menu

Punta del Este E-Prix ¿cumplimos en Santiago?

Abordamos el desafío de experimentar un E-Prix de la Fórmula E, fuera de tierras chilenas. La misión era clara, seguir las actividades del campeonato y también hacer un parámetro comparativo con lo que ocurrió en Chile.

En cuanto a lo deportivo, el trazado uruguayo es muy rápido, con varias curvas complejas que tenían un margen de error muy mínimo. Durante las prácticas vimos de forma directa que varios pilotos sufrieron daños en sus autos tratando de buscar los límites y el tiempo ideal.

La Fórmula E, tiene esa particularidad de exigir mucho a los pilotos, por lo que vimos que no todos se sintieron cómodos, varios pilotos de punta en otros E-Prix, mantuvieron algo de perfil bajo durante el fin de semana.

La Qualy estuvo marcada por una de las chicanas, discutidas en la reunión de pilotos, por los cortes y eventuales peligros que eso podía conllevar. Se usó una valla flexible que no debía ser tocada por los autos, si esto sucedía, se exponía a una penalización. Aquello no quedo muy claro, y Lucas Di Grassi, dueño de la pole position, perdió la posición ante Jean-Eric Vergné por este mismo tema. De todos los pilotos de la Super Pole, solo dos no fueron sancionados.

Ya en carrera, la lucha Vergné- Di Grassi se extendió hasta los últimos metros de carrera, seguidos de cerca por el piloto de Virgin, Sam Bird. La llegada de los 3 autos juntos, nos recuerda la latente lucha que existe en la Fórmula E, y que en ningún E-Prix las cosas están escritas hasta que baje la bandera a cuadros, emoción que está un poco perdida en el automovilismo internacional.

La Victoria a Vergné no le resultó fácil, pero le dio algo de ventaja en un campeonato que se encuentra a la mitad de su desarrollo.

Resultados en Punta del Este

 

 

Lo que es Uruguay
El E-Prix en Punta del Este, da una sensación diferente a la de Santiago, el lugar parece acostumbrarse y fusionarse con la carrera, siempre con gusto. El comercio se vio beneficiado y cedió sus espacios para la organización, pilotos y equipos, convirtiéndose en movidas estratégicas que dejaron en evidencia el aprovechamiento de un evento como este.

Se vio una organización madura, de rápido actuar bajo varias situaciones, sobre todo en momentos de presión, lo que permitió que los cronogramas se cumplieran con gran precisión.

Sí hubo algunos puntos bajos, el circuito no permitió expectadores sin entradas, así, todo su entorno fue cubierto con planchas de lata que afearon el entorno, visto desde un habitante común. Las zonas que no se sellaban, daban a la playa y eran protegidas por unidades militares que no dejaban acercarse, a menos que tuvieras acreditación de la organización.

Quizás este punto dio la sensación de que faltaba algo estético que no estaba calzando bien.

 

En comparación a Santiago, este E-Prix no tenía zonas de descanso y no hubo un soporte natural para poder capear el sol y viento, muy presentes en Punta del Este. Público hubo, bastante en las graderías, pero no había esa efervescencia que tuvo Santiago.

Periodistas internacionales, se alinearon en afirmar que el Santiago E-Prix ha sido uno de los más concurridos en la historia de la categoría. Sin lugar a dudas, El E-Prix de Uruguay, no sería tan emocionante sin la compañía del mar.

Para nosotros, en Santiago hay cosas de organización que solucionar, pero que evidentemente son naturales en una producción sin experiencia ante eventos de una magnitud tan grande. Sinceramente, el Santiago E-Prix, no tuvo nada que envidiarle a Punta del Este, circuito que se arma desde hace años, que tiene un asfalto impecable y que cumple a cabalidad con el concepto de “Mónaco de Sudamérica”.

El E-Prix chileno debe ser valorado como corresponde, fue un evento de talla mundial que resultó sin mayores problemas y que tiene grandes ventajas con respecto a otros lugares.

 

La maduración de la categoría
La Fórmula E, es una categoría que va increíblemente rápido, adquiriendo una importancia mayor y formando personajes que se convertirán referentes en el automovilismo mundial. LA Fórmula E crece y madura, se debe aprovechar este período para formar lazos con una categoría que presenta un evento inclusivo y que tiene grandes beneficios.

Se necesita visión a futuro para entender que estar presentes en la Fórmula E, es algo que traerá más beneficios de los que ya tiene en este minuto.

Para la próxima temporada, hay autos nuevos, un diseño novedoso y una mayor duración de las baterías. La mayor potencia planteará un desafío más grande para los pilotos, que en cada carrera llevan al límite sus técnicas conductivas, algo que se puede apreciar mucho más en vivo que a través de las pantallas.

La igualdad entre autos y el nivel de profesionalismo de los pilotos, está marcando una emoción que busca desesperadamente el automovilismo en varias categorías, últimamente en una crisis por retener fans, que se están fijando fuertemente en la Fórmula E.

Volvemos a Santiago felices, porque hemos rescatado una experiencia única y que nos entregó parámetros para medir lo vivido en Santiago. Fuimos los únicos chilenos presentes en Uruguay, lo que abre una misión pendiente en los medios de comunicación chilenos: si pretenden abordar la Fórmula E con altura de miras, se debe ver más allá de lo que recibimos en nuestras tierras.

Fotos y texto, Guillermo Zuñiga