Menu

Rescatando un Chevrolet Aveo 2006 inundado, Parte I: ¿Volverá a funcionar?

Este pasado viernes nos sumergimos (literalmente) en el rescate de un Chevrolet Aveo 2006 que fue inundado con agua, lodo, de todo durante el último temporal de lluvia del sábado 17 de abril en Santiago, Chile. Aquel día, desde as primeras horas de la mañana, el río Mapocho se desbordó y colapsó la costanera Andrés Bello, desde la altura de la embajada de Estados Unidos hacia el poniente. El agua bajó con fuerza, afectando el tránsito vehícular, ingresando a los edificios cercanos (este caso) e inundando calles aledañas, como varias avenidas de Providencia, llegando incluso al centro de la capital.

Como una aventura de rescate, nos dirigimos este fin de semana al lugar, en específico en la nueva Costanera Sur, en donde hay tres edificios, los que se anegaron desde el piso -5 hacia el -1, y los que recién están habilitados para sacar autos, desde hace unas dos semanas. En particular, el pobre Aveo que rescatamos, estaba en la parte más afectada, en el último piso, el -5. Ya solo sacarlo del lugar nos costó cerca de cinco horas, ya que tuvimos que limpiar con pala todo el barro acumulado (que calculo en cerca ce 300 kilos) desde todos lados. Partiendo desde la maletera hacia adelante (sacamos el tapón para sacar lo más posible), luego para llegar a las puertas traseras, sacando con paciencia todo lo acumulado, luego las puertas delanteras y finalmente motor. La carrocería estaba totalmente abollada arriba, la que con el sacar de espesa «pasta» fue volviendo a su lugar.

SACARLO DESDE EL -5

Ya una vez «alivianado» llegamos a moverlo, empujando de a poco con otro auto. La parte más difícil fue salir desde el piso -5 ya que todavía estaba húmedo y con varias posas que impedía tener la mejor tracción. La fórmula fue empujar con la cuerda lo más rápido posible para generar velocidad y así subir paulatinamente todos los pisos. El -5 fue lejos el que más nos costó, y entre más subíamos menos costaba ya que todo estaba más seco. Un piloto para manejar «el auto grúa», atrás otro en el Aveo para guiarlo entre los subterraneos y no chocar. Así fuimos subiendo.

Luego de varias horas llegamos a la superficie, lugar en donde pedimos una grua que llegó luego de una hora (calculo que ya era las 5.30 AM) para partir rumbo a un «Auto lavado» para lavar la carrocería, interior y motor con hidrolavado con agua caliente y jabón. Estuvimos más de una hora (ver galería de fotos} para sacar pedazos completos de barro que estaba (y está) impregnado en los lugar más increíbles. En rigor está en todos lados y calculo que tendremos que hacerle varios lavados más para sacarle todo lo acumulado.

Chevrolet Aveo inundado barro Costanera Sur recuperado (20)

El cambio al pasar del rato fue radical y esa es la etapa donde nos encontramos hoy, recuperado desde el estacionamiento y con la primera capa de agua, recién lavado. Las etapas que vendrán será evaluar el real daño y ver como iremos avanzando para recuperarlo. Trataremos de ir documentando todo en fotos y videos para que vean sus complejidades y avances.

¡Así que atentos a UHP Online!.

About Author

Mauricio Carvallo

Periodista de profesión, obsesionado por los autos, de corazón. Experto en pistear como campeón. Ahora al volante de @UHPMagazine